n_athletic_de_bilbao_fondos-30941 (14K)

Historia de la Copa

El primer campeonato de fútbol a nivel nacional disputado en España, fue la Copa de la Coronación o Concurso Madrid, un torneo impulsado por los hermanos Carlos y Juan Padrós, ambos fundadores del Madrid CF, que fue organizado por este club madrileño, en 1902, con motivo de los festejos de la mayoría de edad del rey Alfonso XIII.

El éxito alcanzado por este torneo hizo que en 1903 Carlos Padrós decidiera instaurar un Campeonato de España, con carácter anual, que reuniera a los mejores equipos del país. Para ello limitó la participación a un representante por provincia y consiguió que el Rey Alfonso XIII donase una copa para el campeón. El trofeo, según las bases, pasaría a ser propiedad del club que se proclamase campeón tres años consecutivos o cinco alternos. El Madrid FC se encargó inicialmente de la organización y los partidos se disputaron, al igual que en el Concurso Madrid de un año antes, en el Hipódromo de la Castellana. El torneo se desarrolló como una liguilla, en la que tomaron parte tres clubes: Club Español de Barcelona, Madrid FC, Athletic Club, proclamándose este campeón al vencer en el último y decisivo partido a los madrileños.

Las dos siguientes ediciones fueron organizadas por la Federación Madrileña –organismo que había sido fundado por Carlos Padrós– aunque a partir de 1906 el Madrid FC volvió a tomar las riendas del torneo.

Después de siete años organizándose el torneo en Madrid, se acordó que a partir de 1909 –año en que ganó el Club Ciclista– el equipo campeón fuese el organizador de la siguiente edición. Ese mismo 1909 se creó la Federación Española de Clubs de Foot-ball, a quien las bases del Campeonato España ortorgaban el derecho a organizar el torneo una vez constituida. La Real Sociedad de San Sebastián –sucesora del Club Ciclista– que se consideraba legitimada para organizar el campeonato de 1910, no reconoció al nuevo organismo federativo y, junto con otros equipos disidentes, creó la Unión de Clubs de Football.

Este cisma propició que en 1910 se disputaran dos torneos nacionales, el organizado por los equipos de la Federación Española de Clubs y el de la Unión de Clubs. Finalmente, en octubre de ese año ambas facciones firmaron la paz: los clubes disidentes reconocieron a la Federación Española, que a su vez daba oficialidad al Campeonato de España organizado por la Unión de Clubs.

No obstante, las discrepancias entre las sociedades futbolísticas de la época continuaron y tres años más tarde, se producía un nuevo cisma, cuando el FC Barcelona y la Real Sociedad, entre otros equipos, se dieron de baja de la Federación para refundar la Unión de Clubs. Nuevamente, en 1913 se disputaron dos campeonatos de Copa, antes del acuerdo que permitió la reunificación definitiva del fútbol español, con la constitución de la Real Federación Española.

El nuevo organismo aprobó nuevas bases para el Campeonato de España, para poner fin a las disputas que habían marcado las últimas ediciones del torneo. Se acordó, entre otras medidas, institucionalizar los campeonatos organizados por las distintas federaciones regionales como una fase previa de la Copa del Rey. Se dividió el país en diez regiones, aunque inicialmente sólo en cuatro (Galicia, Norte, Cataluña y Centro) ya existían federaciones con campeonatos regionales en marcha.

Copa_del_rey (19K)

El torneo fue creciendo a medida que se ponían en marcha nuevos campeonatos regionales por toda la geografía española. Así mismo, a partir de 1927 se amplió la participación en el torneo a los subcampeones regionales. Pero a partir de 1929, con la puesta en marcha del campeonato nacional de liga, el torneo copero pasó a un segundo plano y, del mismo modo, los campeonatos regionales. Para relanzar las torneos regionales, a partir de 1931 algunas federaciones territoriales vecinas empezaron a organizar campeonatos conjuntos con sus mejores equipos -los conocidos como campeonatos mancomunados- hasta que, finalmente, en 1934, la Federación Española agrupó los distintos torneos regionales en seis Campeonatos Superregionales. Los mejores clasificados en estos torneos eran los que disputaban la Copa del Presidente de la República, nuevo título que se puso en juego en 1932 tras la caída de la monarquía y la instauración de la Segunda República Española.

En 1936 las competiciones de ámbito nacional quedaron suspendidas por el estallido de la Guerra Civil española, aunque la actividad futbolística siguió algún tiempo en la zona bajo el control del gobierno Republicano, al este de la Península. En 1937 el Valencia CF impulsó la disputa de una Copa de España, tras haber obtenido la cesión de un trofeo para el campeón por parte del Presidente de la República. El torneo se disputó finalmente con el nombre de Copa de la España Libre y sólo pudieron participar los equipos de las federaciones de Levante y Cataluña, resultando campeón el Levante UD aunque, con el posterior triunfo de los sublevados en la contienda bélica, quedaron invalidados todos los campeonatos disputados en la zona republicana. Cuarenta años después, tras la Dictadura Franquista, el Levante UD reclamó el reconocimiento de la Copa de 1937 como una edición más del Campeonato de España; pero en 2009 la asamblea de la RFEF rechazó la oficialidad al torneo, al considerar que no fue organizado por el ente federativo.

En 1939 la Federación Española de Fútbol decidió reanudar las actividades futbolísticas con la puesta en marcha de un torneo nacional, con un trofeo cedido por el nuevo Jefe de Estado, el Generalísimo Francisco Franco. Para elegir a los equipos participantes se reinstauraron los campeonatos regionales en las Federaciones territoriales que podían asumir su organización. Finalmente, fueron Aragón, Andalucía, Galicia, Cantabria, Bilbao, Guipúzcoa y Navarra quienes enviaron representantes al Copa de S.E. El Generalísimo, ganada por el Sevilla FC. Tras la final, la Federación Española añadió el título al palmarés del Campeonato de España[2] que, de este modo, retomaba su actividad, ahora bajo el nombre de Copa del Generalísmo.

La reestructuración llevada a cabo por el nuevo régimen en 1940 supuso la desaparición de los históricos campeonatos regionales como la Copa Cataluña, quedando delimitado el acceso a la Copa a los mejores equipos del campeonato nacional de liga. De este modo, la temporada 1940/41 disputaron la Copa del Generalísmo los 14 equipos de Primera División, los 24 de Segunda y los seis mejores de Tercera; un número de participantes que se fue incrementado en los años sucesivos.

A partir de la temporada 1960/61 el campeón de la Copa de España se clasifica para disputar la desaparecida Recopa de Europa, torneo internacional organizado por la UEFA con la participación de los campeones de las distintas copas nacionales.

La Copa del Generalísimo se disputó hasta la muerte de Francisco Franco, en 1975. La temporada 1976/77 el torneo adoptó la denominación actual, Copa de S.M. El Rey, siendo el nuevo Jefe de Estado, el monarca español, el encargado de entregar el trofeo.

PALMARES

Copa del Rey:

Campeon-23 y Subcampeon-12: 1903, 1904, 1910, 1911, 1914, 1915, 1916, 1921, 1923, 1930, 1931, 1932, 1933, 1943, 1944, 1945, 1950, 1955, 1956, 1958, 1969, 1973, 1984.

EL REY DE COPAS

w1902 (2) (16K)

16 DE MAYO DE 1902

Así lo contó 'El Noticiero Bilbaíno': “Había hoy interés grandísimo por presenciar el partido de 'Foot ball’, donde luchaban los vencedores de los días anteriores ó sean los Clubs de Barcelona y Bilbao, que disputaban la copa de plata. El partido ha resultado notabilísimo. Ha habido tanto tan reñidísimo que ha durado 25 minutos. El público seguía con avidez el resultado de la contienda. Por fin el triunfo fué del Club de Vizcaya que hizo dos tantos por uno que hizo el de Barcelona. Fueron muy aplaudidos los vizcainos.” Como dato curioso, Joan Gamper, el fundador del club azulgrana, disputó este partido.

w1932 (2) (41K)

19 DE JUNIO DE 1932

Así lo contó 'El Noticiero Bilbaíno': “Desde las tres (dos horas antes del partido) de la tarde estaban llenos por completo las localidades del campo de Chamartín. El público que acudió para presenciar la final Athletic-Barcelona, durante la celebración del partido amateur Imperio- Erandio, que se desarrolló con anterioridad, aguantó estoicamente y apretujado en la gradería el fuerte sol que esta tarde padecimos en Madrid. Ha sido como una compensación de la molesta lluvia que padecieron los espectadores de la final el año anterior”. Respecto al partido, el cronista fue claro: “Una vez más la furia vasca venció a la táctica y serenidad catalanas”.

w1956 (33K)

24 DE JUNIO DE 1956

Así lo contó 'El Correo Español. El Pueblo Vasco': Gainza levantó la vigésima copa del Athletic en un partido marcado por los nervios y el árbitro. Según el cronista de 'El Correo', “nunca han sido, en ninguna parte, las finales partidos de gran juego. La misma trascendencia del resultado, el ambiente, el afán estimulado de los contendientes, resta serenidad y calma a los jugadores. En cambio, ellos y los espectadores sienten la dulce angustia de la emoción. Y asi se empezó a jugar. Con nervios. Pero nervios de los buenos, de los que ponen timidez y no ira en el ánimo. Además, estaba allí el señor Arqué, meticuloso hasta el exceso, cortando faltas... y acaso impidiendo con esa meticulosidad el desarrollo del juego, que en todo momento fué noble y correcto.”

w1973 (2) (18K)

29 DE JUNIO DE 1973

“¡Alirón, Alirón, Athlétic campeón! Es lo que manda la tradición y, una vez más, por vigésimo segunda vez —como en los partidos de pelota a mano, ya ha llegado al Athlétic a veintidós-, el equipo bilbaíno se ha alzado con la Copa de su Excelencia el Generalísimo. Digamos inmediatamente que merecidamente, pues de principio a fin fue el equipo campeón. Mandó en el juego, fue superior en todo momento al Castellón y, además, marcó dos goles. Este dos a cero es corto resultado para los merecimientos de cada finalista."

w1984 (19K)

5 DE MAYO DE 1984

"Frente a un Barcelona que no supo ni jugar ni perder, el Athletic conquistó en el Bernabéu su segundo título de la temporada, que le convierte automáticamente en supercampeón del fútbol español. Ésta es la quinta vez que los rojiblancos hacen el «doblete» de Liga y Copa, y la vigésimo tercera que ganan el torneo del k. o. Los bilbaínos, con un “pressing” que fundió a todas las estrellas del Barcelona, llevaron la iniciativa del partido hasta que Endika, a pase de Argote marcó el único tanto de la noche."