n_athletic_de_bilbao_fondos-30941 (14K)

La primera delantera Historica

ath_foto_11 (40K)

En 1923 el Athletic fue de nuevo campeón de Copa al batir al Europa de Barcelona por 1-0, gol marcado por Travieso. El 10 de junio de ese año, el club celebró sus bodas de plata (XXV aniversario) enfrentándose a un combinado nacional.

Poco después llegaría a Bilbao un nuevo entrenador inglés, Fred Pentland, que estableció calendarios fijos de entrenamiento, y favoreció el juego de pase corto. Apodado "El bombín", Fred Pentland llegaría a ser el entrenador que más títulos daría al club.

Por otro lado, los jugadores empezaron a ganar dinero por jugar al fútbol. Vidal, el portero, fue el primer jugador en cobrar un sueldo por pertenecer al Athletic.

En 1928 comenzó a disputarse por primera vez el campeonato de Liga, en el que participaron Athletic, FC Barcelona, Madrid FC, Español, Real Sociedad, Racing de Santander, Atlético de Madrid, Europa de Barcelona, Arenas Club de Getxo y Real Unión de Irún.

El Athletic hizo su debut enfrentándose a la Real Sociedad en la primera jornada de liga, con resultado de empate a un tanto. De esa primera Liga, cabe destacar el 9-0 endosado al Barcelona (que después se haría con el título), el tercer puesto en la clasificación, y el haber sido el equipo más goleador del campeonato. Se presentía la llegada de un nuevo Athletic campeón para los años siguientes.

Estaba a punto de llegar una de las épocas más gloriosas de la historia del club, la de la primera delantera histórica. Con el carismático Fred Pentland en el banquillo, el Athletic conquistó la primera Liga de su historia, la de la temporada 1929/30. Marcaron 63 goles en tan sólo 18 partidos.

Aquel Athletic campeón arrasaba por los campos de España, gracias en gran medida a cinco leones; Lafuente, Iraragorri, Bata, Chirri y Gorostiza, esta delantera es recordada por la afición rojiblanca como la primera delantera histórica del Athletic. Sin olvidar al guardameta Blasco, el primer portero de la historia del club que fue galardonado con el Trofeo Zamora, el cual consiguió en tres ocasiones.

En la temporada de 1930/31 el Athletic volvió a hacerse con el doblete por segundo año consecutivo, marcado 73 goles en 18 encuentros. En esta liga, el Athletic logró la mayor goleada de su historia, al endosarle un 12-1 al F.C. Barcelona. Bata fue el autor de 7 de los 12 goles marcados al conjunto azulgrana.

En la campaña de 1931/32 se ganó la Copa por tercer año consecutivo. El Athletic se impuso al F.C. Barcelona en la final. En Liga, los rojiblancos tuvieron que conformarse con el subcampeonato, a pesar de haber sacado más puntos que en la temporada anterior.

Antes de comenzar la siguiente temporada, Fred Pentland dimitió, debido a la falta de entendimiento con el club, a la hora de fijar las condiciones para la renovación de su contrato. Su puesto fue ocupado por Patricio Caicedo.

La temporada de 1932/33 fue similar a la anterior. El Athletic volvió a hacerse con el título copero por cuarto año consecutivo, esta vez ante el Madrid FC. En la liga se tuvo que conformar de nuevo con el subcampeonato.

5 magnificos.png (9K)

Haciendo honor al dicho «a la tercera va la vencida», los bilbaínos conquistaron la liga de 1933/34. No así la Copa, que tras cuatro años consecutivos ganandola, fue para el Madrid FC. En 1934 todos los equipos de la 1ª división contaban con un delantero vasco en sus filas (a excepción del Valencia CF). El Madrid FC ya comenzaba a dar sus primeros pasos en el mundo de los fichajes, y ofreció 20.000 pesetas de la época por hacerse con los servicios de los rojiblancos Iraragorri y Cilaurren.

Los exitosos años de la primera delantera histórica llegaban a su fin. Fue una floja temporada la de 1934/35. Los rojiblancos terminaron en 4ª posición y no hicieron nada llamativo en la Copa. En el verano de 1935, el equipo hizo la pretemporada en Sudamérica, donde estuvieron dos meses disputando partidos. Garcias a ello, el club se dio a conocer por el continente americano.

En la temporada 1935/36, los rojiblancos ganaron la liga una vez más, y de esa forma, pusieron la guinda a la época más gloriosa de la historia del Athletic. Ya que en tan sólo 6 años se consiguieron 4 ligas y 4 Copas, números que a día de hoy no se han vuelto a igualar.

Tras esto estalló la Guerra Civil Española y la liga dejó de celebrarse durante varios años. Por este motivo, la primera delantera histórica se disolvió, al igual que el resto de la plantilla. No solo en el aspecto deportivo se vio perjudicado el Athletic, sino también en el institucional, ya que de los 3.000 socios que había hasta esa fecha, la cifra descendió bruscamente hasta los 587. La guerra civil provocó un punto y aparte en la historia del club.

LA SEGUNDA DELANTERA HISTORICA

Al terminar la guerra, el Athletic tuvo que reconstruir el equipo desde cero. Para ello, inició una campaña de búsqueda de jugadores que despuntaban en equipos de segunda fila, así como de nuevos valores.

En 1941 el club ya tenía una plantilla en avanzado proceso de reestructuración. Entre ellos sobresalían unas jóvenes promesas que pocos años más tarde llegarían muy lejos: Lezama, Iriondo, Zarra, Unamuno, Panizo y Gaínza.

ath_zarra_02 (39K)

En febrero de aquel año, el dictador Franco prohibió todo tipo de denominaciones en lenguas distintas al español. El club pasó a llamarse de forma oficial "Atlético de Bilbao".

Aunque el juego del equipo estaba aún por madurar, el nuevo y reconstruido Athletic volvió a reivindicarse en el fútbol español proclamándose campeón de liga y copa en la temporada 1942/43. Gracias al nuevo doblete, el club pudo querdarse con el trofeo de Liga en propiedad, al ser la quinta vez que lo ganaban.

En el Campeonato de Copa -por aquella época llamado "Copa del generalísimo" debido a la dictadura franquista- el Athletic obtuvo 3 victorias consecutivas en los años 1943 (1-0 frente al Real Madrid, gol marcado por Zarra), 1944 (2-0 frente al Valencia, goles de Zarra y Escudero) y 1945 (3-2 frente al Valencia, goles de Iriondo (2) y Zarra).

En la pretemporada de aquel año 1945, el Athletic incorporó a su plantilla a Venancio, jugador venido del S.D. Erandio, y que formaría parte de la definitiva "segunda delantera histórica" junto a los ya consolidados Iriondo, Zarra, Panizo y Gaínza.

En 1948 el Athletic celebró sus bodas de oro organizando un torneo conmemorativo en el que participaron el Barcelona y el Real Madrid. El Athletic venció en este torneo al ganar por 5-0 al Barça en la final.

En la campaña 1949/50 tampoco hubo suerte en Liga. No así en Copa, donde el Athletic llegó a la final tras una disputadísima semifinal contra el Valencia. Tuvieron que disputarse hasta 3 prórrogas seguidas -en aquella época aún no existían los penaltis- hasta que finalmente Gaínza dio el pase a la final al conjunto bilbaíno. En la final, se enfrentaron al Valladolid. El tiempo reglamentario terminó con un ajustado empate a uno, pero en la prórroga el Athletic terminó goleando al Valladolid por 4-1. Zarra fue el autor de los 3 goles anotados en la prórroga, que supusieron un nuevo título de Copa para el club.

Posteriormente, en ese mismo año de 1950, el Athletic se hizo con la Copa Eva Duarte, una versión antigua de la Supercopa, que enfrentaba al campeón de Copa contra el de liga. Cabe añadir que en aquel verano, en la Copa Mundial de Fútbol de 1950, Telmo Zarra anotó a pase de Gaínza el mítico gol a Inglaterra en el estadio de Maracaná, en Río de Janeiro.

En la temporada 1950/51 Zarra conquistó de nuevo el trofeo Pichichi al marcar la abultada cifra de 38 goles en 30 partidos, y conseguir un récord de goles que hasta la fecha nadie ha superado. Ese año, se incorporaron a la primera plantilla nuevos valores venidos de la cantera; Carmelo, Orue, Garai, Uribe y Arieta I.

En la campaña 1952/53, los rojiblancos consiguieron el subcampeonato de Copa, siendo el Barcelona quien se hizo con el título. Al final de la temporada, Zarra fue premiado con su último trofeo Pichichi. A lo largo de su carrera llegó a acumular 6 trofeos en total.

Durante estos años, los grandes clubes de la liga comenzaron a interesarse por jugadores extranjeros. En el caso del FC Barcelona, se contrató a Kubala, y en el Real Madrid a Di Stéfano, entre otros. El Athletic en cambio siguió fiel a su tradición de jugar con futbolistas de la cantera vasca.