n_athletic_de_bilbao_fondos-30941 (14K)

La Perla

guerrero-1 (32K)

Nació en 1974 en la localidad vizcaína de Portugalete, muy cerca de Bilbao. Estudió en el Colegio Santa María, de la misma localidad. Desde los 8 años de edad estuvo vinculado a las categorías inferiores del Athletic Club. Su hermano menor, José Félix Guerrero, también tuvo una carrera profesional como futbolista.

Su posición natural era la de mediapunta. Era un jugador muy hábil, ambidiestro, con un gran desborde de cintura y una gran pegada a portería, tanto en el remate como en la pegada a balón parado. En su tiempo fue junto a Mijatovic, uno de los jugadores ofensivos con más proyección a puerta, su frialdad cuando se encontraba en el área era temida por todos sus rivales. Iba muy bien de cabeza y anotaba muchos goles. No perdía la concentración y en muchas ocasiones aparecía cuando el equipo más le necesitaba.

En su primera temporada en el Athletic jugó 37 encuentros metiendo 10 goles, siendo una de las sensaciones del campeonato y destacando como un sensacional mediapunta con una gran llegada a gol. A comienzos de 1993, con 19 años recién cumplidos, es llamado por Javier Clemente para debutar con la selección española.

guerrero-leyenda-214xXx80 (9K)

Su récord como goleador lo consiguió en la temporada 93-94, marcando 18 goles en 36 partidos de liga. En aquel momento, con 20 años, Guerrero se presentaba posiblemente como el jugador con mayor proyección de la Liga Española. Así, fue convocado por el seleccionador español para disputar la Copa Mundial de Fútbol de 1994 con 20 años, siendo uno de los jugadores más jóvenes del campeonato y el más cotizado del campeonato junto al neerlandés Dennis Bergkamp.

Durante la década de los años 90, Guerrero fue una de las estrellas del campeonato, el buque insignia del Athletic Club y el gran ídolo de la afición rojiblanca. En 1995, cuando muchos de los grandes equipos de Europa seguían al jugador vasco para incorporarlo a sus filas, el Athletic Club logró que Guerrero firmara un histórico contrato por el que quedaba ligado al club hasta el año 2007 (doce temporadas), garantizando prácticamente la permanencia de Guerrero en su club de por vida. El Athletic rechazaba así ofertas de equipos como Real Madrid, FC Barcelona y AC Milan, quien estaba dispuesto a pagar toda la clausula y ofreció al jugador un cheque en blanco.

En la temporada 1997-1998 Guerrero obtuvo el mayor éxito deportivo de su vida. Se hizo con el subcampeonato de Liga, lo que permitió al equipo bilbaíno jugar la temporada siguiente en la Liga de Campeones.

La estrella de Julen Guerrero se apagó súbitamente en la temporada 1999/2000, cuando el entrenador Luis Fernández le relegó por primera vez a la suplencia. Julen tenía todavía 26 años.

guerrero-2 (15K)

Guerrero pasó de ser uno de los mejores y más prometedores mediapuntas de Europa a ser un jugador de fuertes altibajos en su rendimiento, justo precisamente en el momento en el que por edad debería haber llegado a su madurez como futbolista. Julen se había convertido en un jugador de banquillo. La lesión que sufrió en su pierna por una entrada salvaje de Simeone ayudó a su decadencia, todavía está en las retinas de muchos aficionados los tacos clavados mientras Julen se retorcía de dolor. A partir de la temporada 2002-2003 esta situación se acentuó pasando Guerrero a ser un jugador únicamente de refresco sin sitio en el once titular, e incluso quedándose fuera de las convocatorias en bastantes ocasiones. Promedió unos 15 partidos por temporada en sus últimos años como rojiblanco, dando ocasionales muestras de su calidad y sin perder nunca el apoyo y cariño de su afición, que le ovacionaba cuando salía del banquillo a calentar.

Pero no todo fue malo en ese tiempo. En la temporada 2004-2005, marcó un gol que culminó una de las remontadas más históricas de los últimos años, la que llevó al Athletic a ganar por 4-3 un partido que perdía por 0-3, siendo aclamado por el público de San Mamés. Incluso, en uno de sus últimos partidos marcó un gol olímpico, pero el árbitro lo anulo y pitó penalti, a pesar de ser legal, ya que el jugador contrario sacó el balón de la portería con la mano cuando éste ya había sobrepasado holgadamente la línea de gol.

En su carrera deportiva, completó 14 temporadas y 356 partidos en la Primera división española, marcando 101 goles.

El 11 de julio de 2006, se vio presionado a anunciar su retirada como futbolista profesional, cuando aún faltaba una temporada para acabar su contrato con el Athletic. Poco después anunció su paso a la dirección técnica del equipo juvenil del Athletic. El 13 de marzo de 2008 se desvinculó definitivamente del Athletic Club y dejó de pertenecer al cuerpo técnico, labor que desempeñaba desde su retirada como jugador.

Actualmente ha abierto una escuela de fútbol en la Costa del Sol donde ha trasladado su residencia. Además está disputando la Liga Indoor de Veteranos con su Athletic.