n_athletic_de_bilbao_fondos-30941 (14K)

Filosofia

En los primeros años de vida del club, durante la década de 1900, el Athletic estaba formado mayoritariamente por jugadores locales, además de jugadores ingleses residentes en Bilbao, del mismo modo que ocurría en la mayoría de los equipos españoles de la época. En el Athletic se alineaban ocasionalmente jugadores ingleses o de otros lugares de España, que por motivos de trabajo vivían en Bilbao. Muchos eran unos bilbaínos más, que participaban en la vida social de la villa. La cosa no era muy diferente a lo que ocurría en otras ciudades; así, el primer presidente del F. C. Barcelona fue el inglés Walter Wild y, en Madrid, el francés Parages, llegó a presidente del Real Madrid. Para el campeonato de 1909, tanto la Real Sociedad como el Athletic trajeron los primeros jugadores ingleses. No eran profesionales, pues las normas en Inglaterra no les permitía a estos jugar fuera de su país. El campeonato lo ganó la Real Sociedad. Para el campeonato de 1910 se repitió la situación, pero venció el Athletic, que contaba con tres ingleses, mientras que la Real contaba con tres ingleses, un francés y dos jugadores del Madrid. Para el campeonato de 1911 celebrado en Bilbao, el Athletic volvió a traer jugadores ingleses, pero la Real Sociedad no lo consiguió. Tras el primer partido surgieron las protestas por la alineación de estos jugadores del Athletic. Tras largas y agrias discusiones el Athletic aceptó retirar a dos de sus ingleses, dejando a Martyn Veitch, que ya habían sido campeón con el Athletic el año anterior. La reglamentación estipulaba que los jugadores extranjeros debían llevar al menos 6 meses en la ciudad del club para que pudieran jugar en él. A pesar de todo, las discusiones fueron continuas durante todo el campeonato y, de este modo, al Barcelona se le impugnó la alineación del portero René. A partir de entonces, surgió la norma de que únicamente podían formar parte del Athletic los jugadores vizcaínos. A finales de la década de 1950, el por entonces entrenador del Athletic, Ferdinand Dauc(ík, presenció un partido entre alumnos de la Universidad de Deusto y la facultad de económicas; entre ellos jugaba Miguel Jones, un talentoso jugador de raza negra al que Dauc(ík intentó fichar para el Athletic, pero el club rojiblanco desestimo su fichaje por no ser originario de Vizcaya. Lo mismo ocurrió con Eulogio Gárate, de raza blanca y proveniente de Buenos Aires.

Según publica el propio club en su página web, la filosofía del Athletic consiste en que, únicamente los jugadores nacidos o formados futbolísticamente en la denominada "Euskal Herria", pueden formar parte del equipo. El club comprende "Euskal Herria" como la unión de los territorios del País Vasco, Navarra y el País Vasco francés. Esta filosofía no tiene ninguna validez legal, con lo que no llega mas allá de ser una tradición adoptada por el club. Únicamente los socios de la entidad, son los que mantienen en vigor esta idea, valiéndose de su derecho a elegir democraticamente a la junta directiva encargada de dirigir al club. Por esta razón, inguna junta se ha planteado cambiarla sin el beneplácito de la masa social, ya que la práctica totalidad de los socios defienden esta causa.Durante las décadas de 1960 y 1970 esta norma fue distorsionándose y se empezaron a ver los primeros jugadores de fuera de Vizcaya; tales como Agustín Guisasola o José Ángel Iribar, los dos originarios de Guipúzcoa. Tras esto llegaron otros jugadores como Javier Irureta, José Ignacio Churruca o José María Lasa, también guipuzcoanos. Para mediados de la década de 1970 era ya asiduo ver a jugadores no vizcaínos en el equipo, por lo que la filosofía actual se estableció por esos años. Esto, sumado a otros factores, dio un salto de calidad al equipo que le llevó a alcanzar la final de la Copa de la UEFA de 1977. Para la década de 1980 ya existía una gran presencia de jugadores no vizcaínos en el club, como Andoni Zubizarreta (Álava), Miguel Sola (Navarra) o Miguel de Andrés (Navarra), entre otros... En esta década, también debutó el primer jugador de fuera de "Euskal Herría" formado en una cantera vasca, caso de Luis de la Fuente, jugador originario de La Rioja que debutó en el Athletic tras formarse 4 años en su filial.Durante estos años, hubo jugadores de fuera de "Euskal Herria" que, tras formarse en la cantera de un equipo vasco, jugaron en la primera plantilla del Athletic; caso, por ejemplo, de los riojanos Daniel Aranzubía y Santi Ezquerro, o los del extremeño Ernesto Valverde o el salmantino Patxi Ferreira. Durante la década de 2000, especialmente en los últimos años, se empezaron a ver jugadores no vascos en la cantera del club, si bien ninguno llegó a debutar en el primer equipo. No así en el filial, por donde han pasado jugadores como el aragonés Diego Royo o el catalán Enric Saborit. Por su parte, en las categorías inferiores hay bastantes casos de jugadores de fuera de "Euskal Herria" que forman o han formado parte de la cantera del club rojiblanco. Es el caso, por ejemplo, del malayo Diabate, el colombiano Escobar o el francés criado en 'Iparralde' Aymeric Laporte, entre otros muchos

La filosofía no esta plasmada en los estatutos del club para evitar problemas legales, con lo que puede estar sujeta a posibles variaciones según las circunstancias, o las preferencias de la junta directiva en vigor. Por esta razón, existen lagunas sobre el alcance exacto de esta filosofía. En 2007 hubo polémica con el fichaje del riojano David López, si bien desde el club se afirmó que entraba dentro de la filosofía por haberse formado en la cantera de un club de "Euskal Herria", en este caso Osasuna. Como dato significativo, la UEFA considera que un jugador debe estar al menos 3 años en la cantera de un club para considerarle canterano del mismo, David López permaneció 4 años en la cantera de Osasuna antes de debutar en el primer equipo. Según la prensa, el Athletic barajó la opción de fichar jugadores foráneos de ascendencia vasca, caso de Gonzalo Higuaín, Kepa Blanco y Jorge López, pero finalmente desestimo esta opción, por ir en contra de la filosofía.